02-dic

Cada 2 de diciembre de cada año se recuerda la fecha en que la Asamblea General aprobó el “Convenio para la represión de la trata de personas y de la explotación de la prostitución ajena”. Dicha resolución fue aprobada el 2 de diciembre de 1949.

El día se centra en la erradicación de las formas contemporáneas de esclavitud, como la trata de personas, la explotación sexual, las peores formas de trabajo infantil, el matrimonio forzado y el reclutamiento forzoso de niños para utilizarlos en conflictos armados.

Cifras:

      – Hoy en día existen 21 millones de mujeres, hombres y niños que son esclavos en el mundo: 11,4 millones de mujeres y niñas, y 9,5 millones de hombres y niños.

      – Alrededor de 19 millones de víctimas son explotadas por individuos o empresas privadas y más de 2 millones por el Estado o grupos rebeldes. De aquellos que son explotados por individuos o empresas, 4,5 millones son víctimas de explotación sexual forzosa, y el trabajo forzoso en la economía privada genera ganancias anuales ilegales de 150.000 millones de dólares por año.

La Organización Internacional del Trabajo (OIT) ha adoptado un nuevo Protocolo con el fin de fortalecer los esfuerzos a nivel mundial para eliminar el trabajo forzoso, que entró en vigor en noviembre de 2016. El protocolo es un instrumento jurídicamente vinculante que requiere que los gobiernos adopten medidas para luchar contra la esclavitud moderna en todas sus formas. Actúa en tres niveles: prevención, protección e indemnización. Tratándose de un tratado internacional, es necesario que los países lo ratifiquen para que entre en vigor. Una vez ratificado, los países deberán informar regularmente sobre las medidas concretas adoptadas para poner fin a la esclavitud moderna. Saber mas sobre el protocolo

Hoy en día, millones de personas están siendo víctimas de la esclavitud: la trata de personas, explotación sexual, las peores formas del trabajo del niño, el matrimonio forzado, la servidumbre por deudas, y el reclutamiento forzoso de niños para utilizarlos en conflictos armados, son algunos ejemplos.

La OIT ha lanzando la campaña “50 for freedom”, el cual tiene como objetivo convencer al menos 50 países a que ratifiquen el Protocolo sobre el trabajo forzoso antes de 2018. Hasta el momento se ha logrado la ratificación de este protocolo por 10 países.

Mitos y realidades de la esclavitud moderna

La esclavitud pertenece al pasado. No es así. La esclavitud tiene raíces antiguas en la historia pero aún existe de muchas formas diferentes. La trata de seres humanos, la servidumbre por deudas y el trabajo doméstico forzoso son sólo algunos ejemplos. Pero esto no significa que es inevitable. Un esfuerzo coordinado de los gobiernos y los activistas en todo el mundo puede poner fin a la esclavitud moderna de una vez por todas. De esto se trata el Protocolo sobre el trabajo forzoso de la OIT.

Son relativamente pocas las víctimas de la esclavitud moderna. Hoy día hay más personas en situación de esclavitud que en cualquier otro período de la historia. Más de 21 millones de mujeres, hombres y niños viven en condiciones de esclavitud, es decir, 3 de cada 1.000 personas en el mundo. Si todos ellos viviesen en la misma ciudad, sería la cuarta ciudad más grande del mundo después de Pekín.

La esclavitud moderna existe sólo en el mundo en desarrollo. La esclavitud moderna está presente en todas partes. Más de un millón y medio de personas viven en condiciones similares a la esclavitud en Europa, América del Norte, Japón y Australia.

La explotación con fines sexuales representa la mayoría de los casos de esclavitud moderna. La mayoría de las personas víctimas de la esclavitud trabajan en industrias como la agricultura, la pesca, la construcción, la manufactura, la minería, los servicios y el trabajo doméstico. Alrededor de una de cada cinco es víctima de la explotación sexual.

Ver mitos y cifras sobre la esclavitud moderna

Fuente:

50 for freedom

ONU

Protocolo OIT