Bienvenido Invitado 

Mostrar / Ocultar encabezado

Bienvenido Invitado, por favor ingresar o registrarse.





Páginas: [1]
 RespuestaRSS feed   
Autor Tema:La Violencia en Honduras (Paseo temeroso sobre el filo temático)
Eli
Administrador
Mensajes: 29
Permalink
Mensaje La Violencia en Honduras (Paseo temeroso sobre el filo temático)
on: March 18, 2014, 23:52
Cita

Elaborado por: Eduardo Bähr, Representante Junta Directiva, CIPREVI
Fecha: 28 de febrero de 2014

Honduras acaba de ser desestimada de las listas de países transgresores de los Derechos Humanos por parte de agencias internacionales dedicadas al observatorio y monitoreo de ese tema. Para fines propagandísticos la noticia es útil y hasta puede tocar de manera laxa los corazones patrioteros y producir lágrimas de felicidad. Mas, para lo que tiene que ver con la realidad no sirve en absoluto puesto que esas categorías sólo hacen ingresar al país en las estadísticas de países cooperantes, países dominantes y países cuyos empresarios se sienten temerosos de invertir. En suma, inciden en el “comportamiento” y las fluctuaciones económicas al uso de la modernidad, es decir la especulativos. Quiero decir que el tratamiento de la violencia en todas sus formas por parte de esas fuentes deriva de las consecuencias pero no de las causas. Por ello tampoco es útil para las poblaciones paupérrimas de países como el nuestro, acostumbradas a su situación desde hace quinientos años, minutos más, minutos menos, sin que los gestos de la economía tengan algo que ver con ellas, aunque sean una mayoría evidente y sufran al final todos los impactos. La violencia pues, debería estar ya finalizada en una sociedad que quiera avanzar hacia nuevas formas de civilización; aun cuando en las nuestras sigua actuando como el medio por el cual unos pocos hacen oír su voz y los demás son las víctimas sin voz.

Los analistas no se ponen de acuerdo si las bases de la violencia están en la familia o en la extrema pobreza (hay todo un imaginario para eso de las bases), y categorizan a la familia como el núcleo de la sociedad propugnado por las iglesias y arropado por los gobiernos para que la disgregación sea la causa probable; mientras hablan de pobreza extrema para separar a ese sustrato de la verdadera base social: la pobreza generalizada, que se caracteriza por el altísimo porcentaje de sus miembros y componentes. De todas maneras esta última no parece estar ocupada en generar violencia como no sea la producida por la preocupación y desesperación diaria para dar de comer a sus hijos. Dicho lo anterior, ya es tiempo de subrayar alguna definición y tipificar la violencia en el marco de estas pobrezas específicas, digamos el entorno social hondureño; con lo que tendríamos que la violencia es "la presión o abuso psicológico y de la fuerza ejercida con el propósito de obtener fines en contra de la voluntad de la víctima": o mucho más claro, como un “procedimiento ejercido de manera intencional por una o varias personas para someter, mediante el maltrato, la manipulación u otra acción contra la integridad tanto física como psicológica y moral de cualquier persona o grupo de personas"… ¿No suena esto como que una violencia sorda y continuada es ejercida por los gobiernos de estos países en contra de su propia población, con el objetivo de salvaguardar un estado de cosas, estilo de vida, división clasista o usufructo de los bienes económicos destinados al bienestar público, pero desviados y amparados por ejes sistémicos de propiedad elitista denominados ‘democracia’ o lo que sea?

Si en el caso de Honduras es lo que se ve a diario, en todas sus manifestaciones, podríamos enmarcar tal cúmulo de desdichas en un orden estructural, en el que un tipo de violencia derive de otro, lo provoque o simplemente lo tenga a la mano para ejercerlo cuando sea necesario y así, para ejemplo, la violencia estructural sobre la mujer, que en nuestros países comienza antes del nacimiento con abortos selectivos; o al nacer y crecer, cuando la legislación, las iglesias y la propia sociedad le impiden tener la potestad de decidir sobre su propio cuerpo, con lo “acción” a la mano es la de condenarla al ostracismo, aunque la violencia haya incluido la agresión sexual –para una mujer, la peor de las violencias-; a contrario caso de los hombres, que pueden y deben dar de puñetazos o matar a sus esposas o compañeras, protegidos impunemente por costumbres y ‘derechos’ ancestrales.

Un orden concebido de esta manera (con el apoyo de toda fuerza punitiva del estado) no puede fácilmente ayudar en nuestros esfuerzos de prevención y por ello, ni la violencia cotidiana, ni la doméstica y de género; ni la violencia cultural, la socio-económica, la política y hasta la delincuencial puede tener estadísticas en las causas para quitar de las listas de transgresores a países como el nuestro… Sólo nos queda formular nuestras propias estrategias y comenzar con la más natural de todas: La educación.

Quick Reply:


Enter Security Code: (required)
Páginas: [1]
 RespuestaRSS feed   
Foro Mingle by cartpauj
Versión: 1.0.34 ; Página cargada en: 5.876 segundos.